Páginas

martes, 13 de octubre de 2015

Tiempo de acero


Día de protesta en Camagüey, marcha dirigida por el joven de 16 años Jesús Suárez Gayol*, líder de los estudiantes de segunda enseñanza en esa provincia.
De tez blanca, ojos azules y cuerpo menudo, acostumbra a exponer su pecho en la vanguardia del pelotón para convocar a la valentía y no sentir miedo a las armas de la policía.
El arquitecto Joel Díaz Gutiérrez lo recuerda: Una marcha por los derechos estudiantiles, finalizando la década de los 40. Suárez Gayol porta la bandera. Parten desde la emisora local por la principal calle para llegar al otro extremo de la ciudad. Se agarran por los codos y caminan en bloque unidos.
En medio de los jóvenes, Joel observa adultos no conocidos y piensa en los sindicalistas. Le llama la atención que esas personas no gritan en los coros, ni alzan los brazos con las consignas y se mantienen todo el tiempo observando a los demás.
En una de las entrecalles se aproxima la guardia a caballo. La multitud se detiene por un momento ante los soldados que hacen una barrera e impiden el paso por la avenida.
Pero en un impulso, Jesús Suárez Gayol alienta a la muchedumbre y los jóvenes chocan con los uniformados, pero de pronto se ven atacados por los adultos que marchan junto a ellos.
Uno saca un revolver, Joel al ver que va a disparar contra su compañero le cae a puñetazos y luego se incorporan los demás estudiantes que también son golpeados ferozmente por los gendarmes y por los infiltrados.
El atacante logra disparar un tiro al aire y en ese momento, la muchachada desarmada corre en diferentes direcciones.
Hasta el río llegan Jesús y Joel que se meten al agua con el sudor pegado a la espalda, el cansancio de una larga distancia recorrida y el sabor de un día de combate.


*Jesús Suárez Gayol, “El Rubio” en la columna del Che, murió combatiendo en Bolivia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada